Reprodución en azulejo 20x30 del martirio de San Pedro Armengol
  • Reprodución en azulejo 20x30 del martirio de San Pedro Armengol

Reprodución en azulejo 20x30 del martirio de San Pedro Armengol

25,00 €

Reprodución en azulejo 20x30 del martirio de San Pedro Armengol, disponible en varios tamaños

Ideal para decoración en interior.

Tamaño
Cantidad

  Confianza Garantizada

100 % de Clientes Satisfechos. ¡Nuestros compradores nos recomiendan!

  Opciones de envío

Envíos rápidos y bien protegidos. Para artículos frágiles como cerámica, imaginería, tazas, etc...,

  ¿Dudas?¿Consultas?

¿Tienes dudas? Puedes escribirnos al chat de la web, al whatsapp o a artesaniadelcofrade@gmail.com

Reprodución en azulejo 20x30 del martirio de San Pedro Armengol, disponible en varios tamaños

Ideal para decoración en interior.

San Pedro Armengol, vino al mundo en la Guardia del Prats (Tarragona), a mediados del siglo XII. Transcurridas la niñez y la adolescencia con su familia y apenas traspasado el umbral de la juventud, Pedro Armengol se convirtió en bandolero. En un encuentro con gente de armas enviada por Jaime I a limpiar de maleantes la zona por donde debía transitar la comitiva real, Pedro Armengol se encontró, espada en mano frente a frente con su propio padre Arnaldo. La providencial circunstancia hizo que Pedro depusiera las armas ante su progenitor, le pidiera perdón y decidiera cambiar de vida. El prestigio del padre libró al hijo del castigo y Pedro Armengol importunó a los frailes de la Merced para que lo recibieran en la Orden, pues quería dedicar el resto de su vida a la obra de misericordia de la redención de cautivos.

Recibido en la Merced, pudo ir dos veces a tierra de moros a desempeñar el ministerio de la redención. En el segundo viaje, en Bugía, el año 1266, se quedó de rehén por algunos cautivos. Mas no llegando a tiempo el dinero del rescate por el que se había quedado en prenda, fue colgado de una horca, pero sobrevivió y tal circunstancia se considera un milagro de María.1 Fray Guillermo de Firenze lo encontró vivo cuando llegó, al día siguiente del ahorcamiento con el dinero pactado. Como secuela de su martirio Pedro Armengol quedó con el cuello torcido y el rostro macilento para el resto de su vida. De regreso a España vivió durante casi cuarenta años retirado en el convento de Santa María del Prats, donde murió el año 1304.

Fue canonizado por el papa Inocencio XI celebrándose su festividad litúrgica el 27 de abril.2

5 Artículos